Risotto ai funghi

 Cuando se nace en el trópico, adaptarse a los cambios estacionales después de haber emigrado al Norte y al Sur es todo un tema, así que reaprender las costumbres entradilla en edad es difícil, pues hay que aprender rutinas elementales de subsistencia como bajar las persianas, subir las persianas, ventilar, tener cuidadito que viene el viento Sur y llevar siempre consigo una bufanda ligera o levantarse con la noticia de que tenemos viento de levante, ¿De qué? Si! de Levante, que por mis tierras significa Ligar!

 

Cuando una es un animal tropical,  toma sopas hirvientes con 40 grados a la sombra y todos tan contentos. Una se imagina que los colores, los sabores, las costumbres, la moda es algo que responde a solo dos cosas o mejor cuatro: ¿Hay sol, está lloviendo, vamos a la playa o no vamos a la playa? Así de simple, no hay cambios de estilo  y una se calza el bikini todo el año, sighs…

 

Seguro ya habrán notado que este blog no va de climatología, tema que no me apasiona, solo que por aquí no para de llover y con tanto cielo gris y el aire acondicionado a toda pastilla, yo solo encuentro consuelo cocinando platos calientes, total la operación bikini ya ni me importa.

 

Así que hoy les traigo un risotto  de champiñones:

Para 4 personas

 

Arroz Arbóreo 1 ½ taza

Caldo de pollo 5 tazas  aprox.

Cebolla ½ taza finamente picada

Champiñones 2 tazas

Aceite de oliva 1 chorreón

Oregano ½ cucharadita

Sal marina al gusto

Queso Parmesano 1 taza 

 

Preparación:

Corta finamente las cebollas y sofríelas en el aceite a fuego moderado hasta que comiencen a estar doradas, en ese momento agrega los champiñones lavados cortados y escurridos,  luego sube el fuego y no pares de moverlos hasta que cambien de color. Seguidamente baja el fuego  y agrega el arroz, muévelo hasta que obtenga un color perlado, a partir de allí agrega el caldo poco a poco hasta obtener una textura de arroz cremoso, meloso o caldoso. Cuando hayas decidido que tienes el punto de cocción deseado, justo después de apagar el fuego agrega la taza de queso.

A mí me gusta hacer el caldo, así que use una zanahoria, media cebolla, cuatro dientes de ajo, con dos pechugas de pollo con hueso. Hacía muchos años que no hacia risotto y me sorprendí de lo fácil y rápido que me salió, es importante que el caldo este caliente y no parar de remover con paleta de madera, mientras agregas el caldo al arroz.

Para amenizar abre el vino desde que agregues el arroz a la preparación.

 

Y si tienes el privilegio de tener días de sol, ponte el bikini y guarda esta receta para el otoño.

 

 

Please reload

Las Recetas de Nini

  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon