Fall Lentil Sprouts

El otoño no es mi estación favorita y me he puesto a pensar por qué y poniéndole un poco de cabeza, he concluido que lo que no me gusta del otoño es:

 

Los cambios de temperaturas impredecibles.

El tener que vestirme en capas como una cebolla.

Las tormentas y el viento.

Ver por la calle a los optimistas con poca ropa.

Las gripes que los optimistas se pescan por andar con poca ropa!

 

Lo que me gusta, pues tampoco es que soy un Grinch:

Tic tac tic toc, que ya viene Halloween!

Los colores de los árboles.

Finalmente puedo encender el horno todos los días sin sentir que me falta un tornillo.

Temporada de platos de cuchara! Yum!

 

Esta es la formula que me he inventado para sobrevivir el otoño-invierno, voy pensando en cada nueva fecha y así de Halloween paso a dar gracias por lo que tengo, luego mi cumpleaños, Navidad y fin de Año, Reyes y la cuesta hasta San Valentín es casi lo peor. Asi voy sobreviviendo como puedo con mi calendario temático hasta que pasa este periodo del año. Preparada con mantitas, sopitas y mucha vitamina C.

 

Para ello les traigo hoy las lentejas germinadas, que los expertos dicen que duplican su contenido de vitamina C al pasar de su estado de semilla a plantita, Si!

Además de tener muchas más vitaminas del complejo B y selenio.

La germinación hace que las legumbres sean más digestivas y contienen un 35% más de proteínas. Es decir que cuando pasan de dormidas a despiertas ahí ocurre la magia!

Como saben no soy una experta en casi nada, lo que mas tengo es curiosidad y sentido común, asi que he creado mi propio método de germinación.

Los expertos de este lado del mundo sostienen que las semillas deben ser especialmente formuladas para germinar, yo uso lentejas normales y corrientes, las lavo y aclaro muy bien y las remojo en agua de manzanilla por 12 horas, el agua debe estar a temperatura ambiente y para ½ taza de lentejas uso una bolsita de manzanilla.

Los expertos sostienen también que sería una buena idea comprar unos cacharros especialmente diseñados para que el agua no pudra las lentejas en el proceso, Yo utilizo un colador de acero inoxidable, un plato llano y un plato hondo.

 

Una vez que has medido, lavado y remojado tus lentejas y pasadas las primeras doce horas, aclaralas y déjalas en el colador, una vez que estén bien escurridas, tapalas con el plato llano y coloca el plato hondo en la parte inferior, para seguir colectando el exceso de agua. Seguidamente ponlas en la nevera y cada dia debes lavarlas y escurrirlas dos o tres veces.

 

La manzanilla funciona como un antiséptico natural y las coloco en la nevera porque no me confío en las esporas de hongos, que tal vez pudieran crecer en los germinados hechos al aire libre. Las desventajas del método es que es lento, tardarn unos cinco días y la ventaja es que el crecimiento lento te permite disfrutar de tener una fuente de proteínas vegetales por más tiempo en tu propia nevera.

 

Qué hacer con las lentejas germinadas?

Puedes agregarlas a ensaladas en cantidades moderadas.

Puedes rehogarlas con ajos y en un plis plas, comerlas con pasta o arroz.

Agregalas a sopas al último minuto.

La semana pasada hice Tacos de lentejas, les debo las fotos.

 

Nota: El método podéis copiarlo, o imitarlo sin mencionar la fuente, pues me imagino que con 7000 millones en la aldea a algún otro cristiano se le debe haber ocurrido y si he incurrido en un plagio, que conste que ha sido involuntario. Digo esto pues a lo tonto, a lo tonto en breve las Magdalenas tendrán derechos de autor.

 

 

Please reload

Las Recetas de Nini

  • Grey Twitter Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Pinterest Icon